Deja un comentario

Lugnasadh – El camino de las estrellas

Dicen que los antiguos pobladores del planeta conocían ciertos lugares donde la fuerza telúrica era especial y mágica: los Caminos de la Lay. Los Druidas lo llamaron Camino de las Serpientes. Curiosamente uno de ellos se dirige desde los Pirineos hasta Santiago de Compostela, coincidiendo con el Camino de las Estrellas. Así se cumple una antigua ley “Tal como es arriba , es abajo”.

Desde la antigüedad el actual camino de Santiago era seguido por peregrinos que se dirigían al final de la Tierras Conocidas del Continente, Finisterre. Un camino lleno de magia, de energía y de experiencias místicas.

Y se dirigían a las tierras de Lugh, el Dios celta del sol. Aunque historiadores romanos dicen que el nombre de Lugo viene del latín “Lupus”, los llamados historiadores galleguitas sostienen que se debe al nombre del Dios mas importante en la Galaecia, Bretaña e Irlanda: Lugh. Y curiosamente su fiesta se celebraba después de la segunda Luna Llena posterior al Solsticio de Verano, que este año es el día 1 de agosto, fecha actual de la festividad del Lugnasadh. Otros años a coincidido con el 25 de Julio; La fiesta de Santiago, el apóstol que parece que nunca murió en Galicia.

Después del deshielo, los antiguos seguían este camino, salían, conocían a gente de otros poblados y al llegar la fecha del Dios Lugh celebraban con alegría, fiestas y bailes sagrados la cosecha que habían recibido. El trigo, que les abastecería durante todo el invierno, era cortado y molido. Pero algunos granos se guardaban para el siguiente año, y se plantaban en la época que la Luna y la Rueda de la Vida les marcaba. Una siguiente cosecha estaba en marcha.

En la fiesta del Lughnasad celebramos la cosecha, esos granos de trigo que consagramos en la Caldera Sagrada del Renacimiento para que la prosperidad nos acompañaran. A mí me gusta poner trece espigas de trigo en el altar, 13 espigas que guardo durante todo el año, una por cada mes lunar que componían los antiguos años Solares. Me siento integrada con la Rueda de la Vida y siento que sigo el ritmo natural de la Naturaleza y de aquellas antiguas Leyes que un mundo moderno y destructurado han olvidado. Y lo han olvidado hasta el punto de que hoy, como noticia, aparece que los Neandertales ya consumían manzanilla y aquilea como medicina. Los arqueólogos y los científicos no se explican como conocían las propiedades medicinales de esas plantas. Yo sí, es ese sexto sentido que hemos olvidado en favor de una mente que todo lo debe racionalizar, una mente que no permite que un resquicio de luz se introduzca para dejarnos llevar por la intuición y los conocimientos más arcaicos. Conocimientos que se encuentran registrados en nuestros genes y en nuestra memoria ancestral.

También quiero remarcar la importancia por la cual la Iglesia Católica instauro la fiesta del Apóstol Santiago en un 25 de julio, cuando la antigua Fiesta Pagana celebraba una muerte que implicaba en su interior un renacimiento. De igual manera que el Dios Lugh moría día a día hasta volver al Vientre Sagrado de la Diosa en el Samhain, la siega del trigo significaba la comida para ese año y una promesa de renacimiento y de nuevas cosechas a partir del Solsticio de Invierno, cuando el Niño Dios Sol nacía de nuevo.

Pero todos os preguntareis… Quien se encuentra en el sepulcro de la Catedral de Santiago? Yo voto por Prisciliano, un obispo de la Galaecia que seguía manteniendo antiguas costumbres druídicas. Nos cuenta la historia que llego hasta tierras germanas conquistadas por los romanos, y que allí fue sentenciado a muerte por hereje por un naciente Iglesia Católica. El fue el primer asesinado en nombre de una religión que ha reprimido durante dos milenios los sentimientos de amor y de alegría, alegando que este era un valle de lagrimas. Nada más lejos de la realidad, la Vida es para desfrutarla, sentirla, vivirla y dejarse fluir por miles de momentos maravillosos. Pero volviendo al Obispo Prisciliano, la leyenda nos cuenta que fue llevado de nuevo a su tierra siguiendo el camino de las Estrellas, el camino de Santiago. Y que allí fue enterrado.

Otra leyenda nos indica que en el sepulcro yace la hija de un Gran Druida y princesa celta. No lo sabemos. Lo único que se puede afirmar es porque, con los actuales avances tecnológicos, no se ha realizado ningún estudio genético sobre los restos que se encuentran en el Sagrado Sepulcro de Santiago.

Vivir con plenitud la fiesta del Lughnasad, sentir que la vida renace en vuestro interior, danzar al son de la música y , si os es posible, acudir a una aldea de Lugo llamada Bretoña, cerca de Pastoriza, por la antigua carretera de Lugo a Oviedo. Allí, cada año, se celebra la fiesta al Dios Lug sobre un antiguo castro celta y un Druida realiza los matrimonios por un año, tal y como marcaban las antiguas tradiciones.

elvira Freire

Elvira Freire, es  profesora  Tarot, runas y hierbas medicinales de la Escola Marilo Casals

logoEscolarododef

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: