1 comentario

NOCHE DE LUNA LLENA, NOCHE DE SANT JOAN

santjoan

“Olor de sofre i de lluna cada nit de Sant Joan”. Olor de azufre y de luna, cada noche de san Juan; esta estrofa, de

la banda sonora de “La plaça del Diamant” creada por el cantautor Ramon Muntaner, define a la perfección mis recuerdos infantiles en Gracia.

Las hogueras mágicas como la noche, el retumbar de los petardos, de las piulas, el aroma a jazmín de los viejos jardine

s…Y el agua de rosas que mi madre maceraba esa noche.

Según la tradición esotérica; en esta noche, la del Solsticio de Verano, se abrían las puertas intangibles por las cuales los humanos podemos ascender al mundo de los dioses. El solsticio de verano coincide con la entrada de la luna en cáncer, que este año acontecerá el viernes 21 a las 07:04 de la mañana.

El solsticio deverano era una de las celebraciones, conjuntamente con el solsticio de invierno, más arraigadas en la antigua sociedad, por cual la Iglesia Católica instauro la festividad de San Juan Bautista el día 24. De esta manera, y permitiendo mantener la festividad bajo la bendición de Dios, ha llegado hasta nosotros con toda su increíble esencia.

Hemos de pensar que las fiestas solsticiales no duraban tan solo un día. De hecho, en mi época de instituto celebrábamos las que serian las últimas verbenas de San Pedro. Incumplí mi promesa de seguir celebrándola siempre, pasara lo que pasara…

Este año la magia se multiplica hasta el infinito, la verbena de Sant Joan coincide con la luna llena. Eso implica que todo se potenciara, y la noche puede resultar de una hermosura indescriptible.

Mientras acabamos de preparar la cena y las cocas, en esa hora en la cual la luz se va difuminando, pondremos una cazuela de barro o cuenco de cristal con agua de manantial (puede ser embotellada) y sobre ellas esparciremos las hojas de, por lo menos, una rosa. Y la dejaremos toda la noche bajo el fulgor de la luna

Igual que nuestros pasados bailaremos entorno a la hoguera, quemaremos los trastos viejos, y de paso todo aquello que nos es negativo o perjudica en nuestras vidas. Si estamos en el exterior podemos encender un minúsculo fuego en una pequeña cazuela de barro; lo saltaremos tres veces y, posterior mente nos pasáramos romero, ruda o salvia (o bien las tres juntas) por todo nuestro cuerpo, descalzos, oscilando desde la parte superior de la cabeza hacia los pies. Visualizamos, imaginaos que esas plantas extraen todo aquello que es negativo de nosotros. Con la planta en las manos proyectamos mentalmente todos nuestros miedos, todos nuestros terrores, todos lo que sintamos de negativo y cuando lleguemos al punto de sentirnos llenos de energía las lanzamos al fuego, no sin antes darles las gracias.

También lo podemos realizar en casa, con una pequeña vela y un papel. Saltaremos tres veces por encima de la vela, visualizándola como una de las hogueras a las que íbamos y escribimos tres cosas que nos sean negativas y desearíamos dejarlas atrás.

Después de esta purificación, física, psíquica, emocional y áurica tomaremos otro papel en el cual escribimos tres deseos (siempre el tercero ha de ser para otra persona o para cualquier colectivo de personas, país, planeta o universo), situaremos en su interior  laurel, o verbena, o romero… lo envolvemos y lo atamos con una cinta (yo la prefiero roja, como el fuego que late en toda forma de creación o verde, color de la belleza, la prosperidad, la calma, la armonía y la salud). Lo guardaremos en sitio “especial para nosotros” y al año siguiente lo abriremos y veremos si nuestros deseos se han cumplido y lo quemaremos.

Por cierto, yo siempre dejo unas galletas,  miel,  leche para esos amigos intangibles, divertidos, tiernos y traviesos: hadad, duendes, follets donas d’aigua, xanas…o todos aquellos nombres que a la Buena Gente se le ha dado a través de los milenios.

No os olvidéis que los oráculos que consagréis esta noche o aquellos objetos, collares, anillos…que deseéis tengan una proyección especial estarán apadrinados por el noche de Sant Joan y la luna llena, una combinación que pocas veces se da

Pero la noche es larga, muy larga. Seria genial que pudiéramos contemplar la luna a través de un agua transparente, nos ayudaría a abrir nuestra intuición. Asimismo es noche de purificarnos por agua y nadar en un lago, en el mar o en un rio es un rito de purificación a todos los niveles. Sí, está fría, ya lo sé. Pero la sensación que te invade al sentir como unís el gua y tú los movimientos es de energía y, al mismo tiempo, de una increíble levedad y sincronización. Asimismo era costumbre de beber agua de 7 fuentes…

Por cierto, si deseáis tener hijos, que nueve olas choquen contra vuestro vientre, así lo contaban las viejas sabias gallegas en la “Praia da Lanzada” mientras comían sardinas asadas y protegían sus casas con flores de sauco frescas.

Oído, olfato, vista se agudizan esta noche, y más con la luna llena. Pasear por un bosque, por un camino de montaña y empezareis a sentir la plenitud de la vida y de la naturaleza y “sentiréis” como un aroma, un pequeño sonido os acercan hacia esas plantas que recolectareis.

Porque esta noche se recogen las plantas medicinales con sus poderes potenciados, en esta ocasión, al máximo. La ruda, el romero, la salvia, el poleo, el laurel, el espliego…y, si sois afortunados, las plantas más preciosas de esta choche: la hierba de Sant Joan (hipérico perforatum) y la sagrada y hechicera verbena. Permitir que os seduzcan, seducirlas, intercambiar vuestras energías y solicitarle permiso para coger una ramita.

Y cuando el sol se insinué con un pequeño rayo, nosotros lo saludaremos mientras trabajamos con nuestras plantas mojadas por el rocío del amanecer: alcohol de romero y espliego para los golpes, aceite de hipérico. Ramitos con cintas de distintos colores, según lo que deseemos, para poner en nuestras casas. Inciensos de limpieza energética de personas y casas o locales. Cojines de sueños para que llenen nuestros sueños de mágicos colores. Y todo un sinfín de ideas en las cuales podéis dejar volar vuestra imaginación.

Y ahora, ya, cuando el sol empieza a estar alto, nos lavaremos la cara y nos echaremos por encima toda el agua de rosas sobrante. Mi madre decía que te ayudaba a mantenerte joven.

Serán las plantas que nos darán mayor sanación, pero también mayores poderes vibracionales. Y no lo olvidéis, solicitar permiso y cortar una ramita de ruda y envolverlo en una servilleta de algodón blanco, dejándola todo el año en un lugar prominente de la casa: os protegerá hasta la próxima verbena y…es cierto. Es un sencillo, dulce, mágico y perfecto hechizo de protección que nos ha legado  Mariló Casals.

elvira Freire

Elvira Freire es profesora de la Escola Mariló Casals

logoEscolarododef

 

Anuncios

Un comentario el “NOCHE DE LUNA LLENA, NOCHE DE SANT JOAN

  1. Moltes gràcies, Elvira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: