Deja un comentario

Primavera, el Equinoccio de las flores

OLYMPUS DIGITAL CAMERADicen que Perséfone vuelve con su madre, Deméter. Dicen que les flores mas hermosas se abrirán. Dicen que la Madre Tierra nos da sus tonos más vivos y vibrantes. Y dicen que es el instante en que el día y la noche son exactamente iguales en tiempo en todo el planeta.

Y si, es cierto. Por la latitud que nos encontramos, es lógico que el equinoccio de primavera siga tan vivo en nuestras mentes. Aún muestra de ello son la falles valencianes; con fuego purificamos y dejamos atrás lo que pueda impedir el crecimiento de nuestras plantas, ya tímidamente florecientes. Antiguas costumbres que han sido sustituidas para exorcizar a multitud de personajes (no les ha funcionado).

Claro que no funciona, porque la purificación ha de ser personal, se ha de saber dar las gracias. Las semillas han brotado, y en algunos puntos violetas, blancos, amarillos y rosados salpican los verdes brotes.

Para nosotros el equinoccio de primavera es una celebración que puede ayudarnos a crecer personal y espiritualmente. Todos, al inicio del año nos realizamos propuestas, algunas duran unos pocos días, y después se dejan. Otras te aburren o las consideras absurdas. Otras siguen esperando que realmente te fijes en ellas. Tal vez sean pensamientos de un instante: me gustaría sentirme feliz o desearía ser más fuerte, o independiente. Todos esos pequeños detalles que dejamos, inconscientemente, arrinconados en lo más profundo de nuestro subconsciente. O tal vez tareas de crecimiento, de evolución, que cuestan muchísimo poder realizarlas. Por ello deberíamos purificarnos, purificar sentimientos, emociones, bloqueos… que no permiten que avancemos.

Podríamos coger una rama de romero, y un bol o cazuela de barro, bronce o hierro y poner ramitas, hojas, flores secas las cuales remojaremos con alcohol. Tiramos una cerilla encendida y con ese fuego iluminando tomamos la pequeña ramita de romero y con las dos manos le pedimos que nos libere de aquello que nos es nocivo para nuestra progresión. A continuación lo lanzamos al fuego y vemos como arde liberándonos de cargas y ataduras nocivas.

También es positivo un buen baño de sal, o frotarnos todo el cuerpo con ella (por cierto, con un poco de crema es un buen peeling para la cara). Y después permitimos que el agua caiga sobre nosotros con efecto purificador. A continuación nos duchamos como siempre y al finalizar untamos nuestro cuerpo con una crema o un aceite al que añadiremos aceite esencial de lavanda. (Los aceites corporales para niños sirven; podemos disolver seis gotas de lavanda en una cucharada de aceite y así todas las que necesitéis. O seis gotas en una cucharada de la crema corporal que uséis normalmente).

Y, finalmente adornar con flores la casa, poner un cuenco con agua y en él una vela flotante, mejor en forma de flor. Dar las gracias por la llegada de savia nueva, también a nuestras vidas y solicitar el agua necesaria de la lluvia para hidratarnos y refrescarnos en armonía con la naturaleza y días de sol para la belleza y maduración necesaria para evolucionar en nuestra vida. Y que la rueda de la vida gire y gire con días resplandecientes después de una noche de lluvias. Con las voces de los pájaros, el ulular del búho, el trotar del jabalí y las bellas mariposas jugando con las resplandecientes flores de intensos colores.

Feliz Equinoccio

elvira Freire

Elvira Freire es profesora de hierbas medicinales de la Escola Mariló Casals

logoEscolarododef

 

 

 

 

 

www.escolamarilocasals.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: