Deja un comentario

Sobre defensa psíquica

defensa psiquica

Somos energía. Nuestro cuerpo físico es energía, cuando expresamos un sentimiento, es energía y, nuestra mente es energía.

Y seguimos sin darnos cuenta de la capacidad de nuestro cerebro. Tan solo utilizamos un máximo de un 10%.

Consciente, subconsciente, inconsciente…. Fijaros en la figura del iceberg. Nuestro consciente es el pico que permanece sobre la superficie del agua, al cual llamaremos El Jefe. El Jefe es bien conocido por nosotros, realizamos nuestras actividades diarias, pensamos, hacemos, hablamos y si, aquel nombre que no nos sale, aquella palabra que se escapa, lo tenemos en la punta de la lengua; pero no conseguimos recordarlo.

El Jefe ha dado una orden a la Secretaria, el trocito de iceberg bajo el agua azul clara, el subconsciente. Y este, que tiene la costumbre de ir por libre, sigue buscando en el archivo, y si es necesario se sumergirá hasta el inconsciente: El iceberg en las profundidades. Esa parte de nuestro cerebro en la que ya no existe el espacio ni el tiempo. Esa cuarta dimensión que nos sumerge en los recuerdos colectivos de toda la humanidad.

Por la noche, cuando dormimos, nuestro subconsciente sale en forma de sueños. Y allí nuestros miedos, nuestras esperanzas, nuestros deseos ocultos emergen en imagines, la mayoría de las veces dignas de saber interpretar.

Pero recordemos que aunque en el subconsciente confieren todos nuestros temores y traumas, a través de sencillos ejercicios podemos potenciar las órdenes para poder vivir con mas tranquilidad. Podemos descansar con tranquilidad, sin pesadillas, podemos “protegernos” de todos los efectos nocivos de las irradiaciones, de los miedos, del stress, de la angustias.

Un sencillo ejercicio al ir a dormir. A medida que nos relajamos en la cama visualizamos como, a partir de nuestra energía psíquica, vamos formando una nube de color rosa. Una nube que nos sumerge, que envuelve nuestra habitación, que nos envuelve a nosotros. Una nube rosa que nos llena de bienestar, de amor. Una nube rosa que sube nuestra autoestima, que nos lleva a una sensación placentera. Una nube rosa que impedirá llegar cualquier pensamiento, palabra, comentario, que pudiera herirnos. Estaremos plenamente protegidos en todos los planos, incluso en el astral. La nube rosa nos envolverá toda la noche. Y nos dormiremos sintiendo que la nube rosa nos envuelve, que nos encontramos en su interior y que la sensación de bienestar y de sueño es, cada vez, mas increíble. Y nos dormimos, dormimos, dormimos

Y dormiremos seguros, tranquilos. Despertándonos al día siguiente llenos de amor, de buen humos y con un gran estado de ánimo. Una buena manera para intentar obtener ese descanso reparador que tanto necesitamos. Pero no dejéis de hacerlo. Tal vez el primer dia no lo conseguís, ni el segundo, ni al cabo de una semana. Pero de eso se trata, de aprender a potenciar nuestra mente en beneficio de nuestro bienestar.

Más información de los talleres de defensa psíquica, clicando aquí

elvira Freire

Elvira Freire es profesora de la Escola Mariló Casals.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: