Deja un comentario

Astrología Maya

Astrologia maya

Muchas veces confundimos Astrología con predicción, profecía, destino marcado. Cuando en realidad este modelo astrológico tiene que ver con esclarecer el camino a tomar para crear nuestro propio destino. Así lo entendí y así lo práctico desde entonces.

Aún así, la Astrología Maya no solapa de ninguna manera la rueda astrológica occidental de los signos del zodíaco. La astrología Asirio-babilónica toma en cuenta los planetas, las casas, los zodíacos, la luna, el sol y es como una fotografía del cielo en el momento que nacemos. La Astrología maya, aunque se nutre de la energía cósmica, toma en cuenta la energía telúrica. Los Mayas hablan del inframundo (el infierno en término cristiano), como un lugar real, una dimensión real de donde viene la humanidad y nada tiene que ver con los demonios: ¿serán los famosos intraterrenos?

La Astrología Maya es un tratado de espacio-tiempo (Najt) y nos despierta a sentirnos parte de la naturaleza y sus ciclos vitales más allá de nuestra voluntad y al mismo tiempo crearla. Es un poco difícil comprenderlo a priori, pues son muchas las creencias de las que nos tendríamos que desarmar para asumirlas, mas que “entenderlas”. Es una meditación continua mientras vivimos.

Estudiar el tiempo y la sistematización del mismo a través de los Calendarios Mayas no es cosa que se pueda entender desde el primer momento. Es una cuestión de tiempo en nuestro tránsito terrestre. Es confiar que somos parte de un sistema mucho más fértil, amplio y lleno de posibilidades, al mismo tiempo que imperceptibles para nuestros ojos humanos, pero que nos permite la supervivencia a través del alimento sutil de potenciales que están a nuestro servicio y viceversa.

Una de las cosas que me gusta compartir de los Mayas es su organización social, creo que es la base del por qué la utilidad del conocimiento energético de nuestro sello según la fecha de nacimiento: Resulta que en su período clásico (300d.c-900d.c), los Mayas se organizaban alrededor de las actividades agrícolas como lo es el Maíz, Amaranto, Frijol entre otras frutas y hierbas. Este período duraba 260 días y los 100 días restantes estaban dedicados a las artes, la arquitectura y la espiritualidad. Es decir, era valioso el tiempo libre para crear. Olvidémonos por un momento de nuestro tiempo actual e imaginemos este mundo con tiempo libre para ser lo que somos: HUMANOS. Entonces, para trabajar y crear era necesario saber con cual signo o energía (KIN) había nacido la persona para saber las cualidades que se podían aprovechar y fortalecer, así como también sus limitaciones. Es decir, había respeto, diversidad y libertad. Imaginemos una sociedad asi! Todos trabajando, todos y cada uno con sus aptitudes, todos rindiendo al máximo, todos conectados con su naturaleza!

En la Civilización Maya Clásica las frecuencias de tiempo eran de 13:20, es decir, 13 lunas y 20 días. Las cuentas eran vigesimales. Tenemos entonces que si multiplicamos 13×20=260 días (ciclo agrícola para trabajar) el resto de los 100 días era para crear. Tenemos 13 articulaciones principales en nuestro cuerpo y 20 dedos entre manos y pies.

Hoy día, gracias al Imperio Romano que necesitaba esclavos, se creó un calendario de 12 meses con 30, 31 días y cada 4 años bisiesto. Con tiempos fuera de nuestros ciclos naturales, horas de 60 segundos y así nació la frecuencia 12:60, es decir, 12 meses con horas de 60 minutos. Es un calendario que se hizo para esclavos y seguimos viviendo en ese tiempo: vivir para trabajar.

Hoy día las cosas están cambiando y hemos comenzado una nueva etapa de la raza humana a partir del 21 de diciembre de 2012. Estamos viviendo una aceleración de los tiempos que nos conducirá pase lo que pase hacia la armonía y el despertar. Es así: estamos viviendo nada más y nada menos que nuestra evolución. Y eso puede dolernos un poquito porque nos estamos pariendo a nosotros mismos.

Somos ignorantes de lo sabio que somos, solo estamos dormidos, estamos en el encantamiento del sueño de 12:60 y cuando nos deprimimos sin razón aparente, cuando enfermamos de repente, cuando nos sentimos fuera de lugar en cualquier lugar del mundo, sentémonos y respiremos que la frecuencia 13:20 vuelve a despertarnos. No desesperemos. Aceptemos la cualidad de este momento y volvamos a las raíces: el legado de civilizaciones antiguas. Los caminos son muchos, el que sintamos que debamos tomar es el correcto, yo propongo el Oráculo de Quinta Fuerza que nos dejó José Argüelles a partir del Calendario Maya, bienvenidas las personas que deseen compartir en este viaje galáctico, cósmico y abundante de sabiduría. Yo soy otro tu! (In lakech).

 nina rocha     astrologia maya

Nina Rocha es profesora de Astrología Maya de la Escola Mariló Casals

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: